Terapia para el estrés

Parecía que, en un principio, ese estrés era positivo para tener mayor productividad en el trabajo. Siempre con una predisposición a rendir al máximo. Sin embargo, tiempo después, todo esto se ha vuelto en tu contra. Te das cuenta que has mantenido un ritmo frenético durante mucho tiempo seguido. Además, han aparecido problemas que no han hecho otra cosa que empeorar la situación. Te desgastas, con la sensación de no poder ponerle freno a ese desgaste. Nuestras obligaciones y nuestros problemas nos condicionan hasta tal punto de que no podemos o no sabemos parar.

Te encuentras extenuado, te cuesta dormir. Tienes tensión, dolores de cabeza, malestares digestivos. Y sabes que mañana será otro día igual. Y al día siguiente. Hasta que llegas a normalizar la situación, casi sin reparar en todo el daño que está haciendo en tu vida.

El estrés es una reacción puramente fisiológica de tu cuerpo frente a una demanda de tu entorno que percibes como amenaza. No tiene por qué ser negativo. Pero, ¿y cuando se vuelve un estado de estrés generalizado? El estrés crónico puede afectar muy negativamente a todas las áreas de nuestras vidas.

¿Qué es el estrés?

La función principal del estrés es activar el organismo para rendir al máximo. Es una reacción puramente fisiológica que se produce en el organismo ante una evaluación de amenaza.

Los factores más importantes son la frecuencia y la intensidad a la que sometemos nuestro organismo al estrés.

Una situación estrés puntual y de intensidad moderada no supone ningún problema para el organismo, sin embargo:

  • Una exposición constante ante estímulos evaluados como amenazantes puede conllevar a cronificar el estrés y a problemas de ansiedad.
  • Una situación puntual de estrés extremo y/o recurrente donde la integridad de la persona o un ser querido se ha visto comprometida también puede derivar a un Trastorno de estrés post traumático.

“El estrés es un mecanismo autoregulado por el cuerpo diseñado para garantizar tu supervivencia. El problema del estrés surge en situaciones crónicas o críticas donde el organismo no tiene ocasión de recuperarse ni de reponerse adecuadamente originando posteriormente ansiedad e incluso depresión.

Casi el 40% de los españoles sufre altos niveles de estrés de manera cotidiana y nueve de cada diez dicen haber sentido estrés en algunos momentos durante el último año. Pero tú no eres una cifra más y puedes salir de esas estadísticas. Un psicólogo especialista en estrés es lo más eficaz para deshacerte de los dolores de cabeza y el malestar que te genera esta situación, gracias al cuidado emocional y de tu salud. “

Síntomas del estrés

Es cierto que los síntomas y causas del estrés son muy amplios. Además, pueden confundirse con los que se presentan en otros problemas de salud, incluyendo la ansiedad y la depresión. Sin embargo, si se manifiestan algunos signos o señales, podremos estar en un nivel de estrés leve, moderado o estrés extremo, siempre relacionándolo con el estrés crónico o estrés generalizado. Determinar el grado de estrés que existe, será lo primero.

Mal estar mental

Te cuesta concentrarte o dejar la mente en blanco. Sientes una especie de inquietud mental constante, a veces sin causa aparente.

Fatiga

Te cansas con facilidad. En muchas ocasiones, incluso sin realizar ninguna actividad que implique cansancio físico o mental.

Alerta

Inquietud o sensación de estar atrapado o con los nervios de punta. Puede que ni siquiera exista una amenaza real, pero la sentimos cerca.

Mal humor

Te encuentras más sensible a los comentarios de los demás e incluso llegar a perder el sentido del humor.

Tensión muscular

Se da por todo el cuerpo pero donde más la somatizamos es en el cuello. Puede que incluso tengas dolores de cabeza.

Insomnio

Problemas de sueño (dificultad para dormirse o para continuar durmiendo, o sueño inquieto e insatisfactorio).

Tratamiento del estrés

¿Crees que puedes necesitar un tratamiento psicológico para el estrés? Te presentaré un plan de intervención totalmente adaptado a tu situación. Un método probado y con resultados garantizados a la hora de tratar el estrés con una terapia breve, con fechas marcadas de antemano. La ayuda psicológica que necesitas para reducir los niveles de estrés y gestionarlo de la mejor manera posible cuando aparezca.

Valoración profesional

Podré diagnosticar y definir tu problema de estrés y explicarte los aspectos esenciales para trabajarlo, incluso cuando ya se acabe la psicoterapia.

Pronóstico de evolución

Transparencia y claridad, ante todo en mis proyecciones. Te daré mi opinión y te indicaré cuáles son los objetivos reales que creo que puedes cumplir.

Propuesta de intervención

Antes de empezar, sabrás lo que tienes que trabajar para superar el estrés y el tiempo que requiere, sabiendo la duración exacta.  

Registro de tu progreso

Evaluación constante en la línea seguida por el tratamiento contra el estrés. Y tú estarás al tanto de ese progreso en todo momento.

Situaciones reales

Muy importante la práctica en un contexto real. Un aprendizaje que sirve para gestionar las situaciones estresantes que se nos den.

Prevención de recaída

Los mecanismos adecuados para conservar los resultados a largo plazo y, si el estrés vuelve, sabremos afrontarlo sin que nos supere.

La terapia cognitivo conductual ha demostrado ser el tratamiento psicológico para la ansiedad más eficaz para los pacientes con trastorno estrés.

1 consulta

85€

Bono 3 sesiones

210€ 70€/consulta

Bono 2 sesiones

150€ 75€/consulta

Pide aquí tu 1ª cita online gratis

Preguntas frecuentes

Totalmente. En muchas ocasiones, a pesar de que el método sea el mismo, la terapia es mucho más eficaz. Lo importante es, recalco, el método. Luego está el gusto personal de cada quien, pero es imposible encontrar algún tipo de inconveniente con respecto a acudir a un centro de psicólogos físicamente.

Son muchos los beneficios que aporta la terapia online frente a la presencial a la hora de tratar el estrés. En primer lugar, los aspectos más obvios: el hecho del tiempo y el dinero (en combustible, en el aparcamiento…) que nos ahorramos cuando acudimos a una clínica de una clínica del estrés a la vieja usanza, es decir, físicamente.

Para la terapia de estrés online recomiendo algunos de los siguientes dispositivos, cualquiera de ellos

  • Teléfono móvil
  • Tablet
  • Ordenador portátil
  • Ordenador de sobre mesa (+webcam opcional)

En cuanto al programa online que utilizaremos, propongo Zoom ya que cuenta con herramientas muy interesantes para desarrollar nuestra terapia de estrés crónico. Pero Skype o Google Meet, entre otras plataformas y apps de videollamadas, son opciones perfectamente válidas.

En ningún caso. Como psicólogo de estrés, te garantizo una terapia breve donde podrás apreciar resultados pronto. Además, tendrás en tu mano cada dato para que tengas constancia de esa evolución y que puedas medirla de forma objetiva.

Estaremos en contacto, siempre, en todo momento. Pero el proceso es muy sencillo. Tras hacer la reserva de tu cita online para el tratamiento de estrés te llegará un mail automático con los datos de acceso a la reunión. Por otra parte, te llegarán dos e-mails recordatorios: uno, un día antes; otro, una hora antes de la reunión.  

Ir arriba